Raciocinio

14.03.2013 17:25

 

Raciocinio

La nueva ciudad no se correspondía con su nombre sino con el de ella.

Había estado allí  antes por un viaje de placer, pero todo era muy diferente, Evie era  muy diferente, ya no le asombraba cualquier cosa y su percepción de la belleza era mucho más selectiva.

Por aquellos entonces no quería sucedáneos de nada que tuviera que ver con sentir, buscaba lo auténtico, lo real, ¡bendita inocencia pueril!…ahora daría lo que fuera por no sentir ese  dolor desgarrador que ella le había dejado antes de marcharse.

Una mañana Evie tuvo que salir temprano de casa porque tenía que comprar materiales para su proyecto antes de ir al trabajo. Iba caminando deprisa y esquivando a la muchedumbre como casi de costumbre, llevaba puesto unos vaqueros gastados y una camisa de cuadros rosas y verdes que solía ponerse los días que no hacía ni frío ni calor.

Cuando llegó a  la esquina de Broadway con la calle 47  le llamaron por teléfono desde el trabajo.Al colgar aprovechó para contestar un mensaje que tenía pendiente y cuando terminó y alzó la vista, se quedó clavada en la acera.

No podía moverse, se sintió paralizada y con  sensación de ahogo,  ¡no es posible!, le decía su raciocinio, pero sus ojos le decían lo contrario…    

¡¿ Qué hacía ella  tomando café en mitad de la calle?!

Evie siempre  solía jugar a imaginarse como se la  encontraba  en cualquier banco de Central Park mientras corría  o en alguna boca de metro. Pero aquello era totalmente imposible.  Ella misma la mató antes de huir a Nueva York…

 

 

Volver

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Nathan O'Nions  © 2013 Todos los derechos reservados.